h1

Vuelta a empezar

27 marzo, 2008
ShaunLivingston

Hace poco más de 15 días publicábamos el post titulado ¡Cuidado!, donde recordábamos las graves lesiones sufridas por parte de Demond Green y Shaun Livingston. A día de hoy Livingston se encuentra aun bastante lejos de volver a jugar un partido de baloncesto. Su increíble historia (o drama) personal hoy centra nuestra atención.

Transcurría la temporada 2006-07 cuando en un partido frente a los Charlotte Bobcats empezaba su gran pesadilla. Anteriormente Livingston era considerado como una gran promesa de la liga, ya que al igual que como en el pasado sucediera con Magic Johnson o Steve Smith (salvando las distancias), Shaun se trataba de un base de gran envergadura (2.01 mts) y bastante completo. Además, siempre había tomado como referencia a dos de los mejores jugadores de la historia de cara a su formación como jugador: Michael Jordan y el anteriormente mencionado Magic Johnson.

Livingston estaba cuajando su mejor temporada en la NBA, aunque solo era la tercera que disputaba, pero sobre él caía un peso de gran tonelaje: la debilidad de sus piernas. Por ejemplo, en su primera temporada en la liga se llegó a perder 39 partidos por dislocarse la rodilla derecha. Nada comparable a la lesión frente a los Bobcats. El Dr. Tony Daly, del cuerpo médico de los Clippers declaró a los medios de comunicación: “Tal vez sea la lesión más grave que se pueda sufrir en la rodilla”. Aterrizó sobre la pierna sin hacer contacto con nadie. Fue un accidente extraño, de eso no cabe duda”, dijo Daly, quien declaró no haber visto nada igual en 24 años de ejercicio.

Livingston, como también declarara el Dr. Tony Daly, sufrió una lesión que suele ocurrir en los deportes de contacto como el fútbol americano y el rugby, y es que el base de los Clippers sufrió desgarros en el ligamento interior cruzado, el ligamento posterior cruzado, el ligamento colateral medial y el menisco lateral. Tal fue el dolor que sintió al dislocarse la rodilla que un médico del equipo tuvo que colocarle la rodilla en su lugar, en el mismo pabellón, para aliviar el dolor.

El Dr. Tony Daly lo dejó bien claro desde el primer día: “Yo tiendo a ser conservador. He visto a personas que pasaron por esto y no ha funcionado”. El futuro no podía ser más negro para una estrella que no le dio tiempo de encenderse. Ya ha pasado más de un año y Livingston sigue recuperándose de tan violenta lesión.

Algunos medios estiman que Livingston podría empezar a entrenar con los Clippers durante la temporada próxima, aunque todo depende de su maltrecha rodilla izquierda. En el siguiente video podemos ver el día a día de una recuperación larga, dura y compleja.

Esperemos que Shaun vuelva a jugar, aunque como el propio Dr. Tony Daly afirma nunca volverá a ser el de antes; con toda seguridad habrá perdido velocidad. Lástima la de este jugador que prometía y que además es un hombre comprometido con la comunidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: